El hijo de la portuguesa (a Paco de Lucía)

1393426383_691930_1393428732_noticia_normal

Guitarra, te has quedado viuda.

Te han dejado esos dedos

que bailaban entre tus cabellos… creando brisas, tormentas,

aires nuevos, tempestades frías y calientes.

 

En sus manos te hacías mujer.

Gemías, gozabas, vibrabas…

Hoy lloras notas de pena porque te ha dejado sola.

 

Nunca más volverá a acariciarte,

a cerrar los ojos mientras te roza con pasión.

No volverás a sentirte envuelta por su cuerpo,

abrazada por su alma flamenca… para sacarte quejidos de amor andaluz.

 

Tú te has quedado viuda.

Y nosotros nos hemos quedado huérfanos de guitarra.

 

LAURA DÍEZ BILBAO, en el tercer aniversario de la muerte del genial músico.

 

De la tristeza y otros fantasmas

 

De la trilogía “De la tristeza y otros fantasmas”, Eva Escribano, escritora de verbo crudo y pluma ágil, nos sorprende como un trilero, moviendo rápidamente las piezas de un acertijo sentimental y callejero, dejándonos el alma con la boca abierta. Eva, de estilo descarnado, de belleza salvaje…se abre en canal en cada estrofa.

Eva, amiga del alma y poeta en ciernes, gracias por tu talento. Y por compartirlo conmigo.

frases-accion-poetica-33

IV

Ahora que me estás regalando más sonrisas

de las que caben en mi boca,

no puedo con el miedo que se instala en ella.

No dejo salir las palabras que quisiera,

tendré que intentarlo, algún día.

 

Habrá que arriesgarse, yo lo haré.

No te veo dispuesto a salir de la trinchera y exponerte,

aunque deberías saber que ninguna bala de muerte

te va a llegar desde mi frente. Siempre confiaste en

que si había lucha, sería cuerpo a cuerpo.

No tengo alma de francotirador,

soy más de primera línea suicida.

 

Me serenas, calmas mi agitada sed de guerra contra mí misma.

Y lo que siento. Si es una jugada del destino, acepto,

entendiendo que puedo perder de nuevo.

Porque no me perdonaría abandonar

sabiendo que queda un intento.

 

Y tú,

abre esa boca y dime

que quieres tomar la plaza.

Asédiame, persevera:

estoy preparada, con la bandera blanca bajo el brazo.

 

EVA ESCRIBANO